Pocos, viejos y nada competitivos

Esto es lo que son los gallegos para la Xunta, según consta en Plan de Competitividad de Galicia 2008-2011. El estudio también destaca que entre 1998 y 2007 la población de Galicia creció un 1,7%, mientras que la española lo hizo en un 13,2%. Lo que no dice el documento es que la población del conjunto general del Estado creció de forma artificial, mediante la apertura de fronteras y la entrada de extranjeros.

Para mejorar la competitividad la Xunta propone entre otras cosas la “captación de flujos de inmigración”. Dicho de otra manera, quiere sustituír a esos pocos, viejos y nada competitivos gallegos por inmigrantes. En términos más claros: sustitución poblacional, también llamada genocidio cultural.

Los gobiernos occidentales, el español incluído, pecan de ostentar una doble moral que echa para atrás. Por una parte muestran gran preocupación por el uso racional de los recursos naturales y nos llenan la cabeza con monsergas sobre el cambio climático; y por la otra sólo tienen en mente porcentajes, puntos y estadísticas macroeconómicas. Que la población de un país se reduzca no es nada malo, todo lo contrario. Es más que positivo. Por una parte, los recursos naturales son compartidos por menos personas, con lo que su uso racional es posible. Por otra, las emisiones de resíduos, incluído el CO2, cabeza de turco del cuento chino sobre el cambio climático, se reducen. Por otra aun, el paro se reduce al no haber tantos trabajadores. Y la excusa esgrimida por los ultraliberales para evitar esta racionalización son las pensiones de jubilación, esos 500 euros miserables que dan de limosna cada mes a los jubilados para que sigan malviviendo. Según las proclamas ultraliberales, hace falta una masa ingente de población activa para financiar ese gasto social, con lo que venden la moto de la inmigración. No tienen en cuenta que de reducirse la población se reduciría también el paro, con lo que los fondos destinados al pago de la prestación de desempleo podrían dirigirse al pago de pensiones de jubilación. A parte, habría otras soluciones, como alargar la vida laboral de las personas hasta los 70 años. Lo que sea antes de llenar el país de extranjeros de integración imposible y gérmen de futuros conflictos a gran escala.

Pero la maquinaria capitalista no puede parar, y debe consumir hasta consumirse ella misma. Todo porque las estadísticas macroeconómicas reflejen datos del agrado de los que mueven los hilos. El comunismo cayó por su propio peso, y el capitalismo caerá por su avaricia sin límite.

Anuncios

3 Responses to Pocos, viejos y nada competitivos

  1. TONY SOPRANO dice:

    Leyendo blogs y foros me doy cuenta de que en los círculos anti-invasión hay cierta tendencia a criticar y despotricar el mundo empresarial. Creo que en general existe una visión errónea y distorsionada de lo que es una empresa y un empresario. Por norma general se habla del empresario como de un tirano que no pega ni golpe, que se pasa el día en casa viendo la tele y comiendo langosta, mientras el “tiranizado” trabajador se tiene que levantar a las cuatro de la mañana para ir a tarbajar y no llega a final de mes. Da la sensación de que el empresario es un gilipollas con suerte al que le ha tocado una empresa en una rifa de feria. Nada más lejos de la realidad, señores.
    Una empresa no toca en una tómbola, y muchas veces su creación es el fruto de muchos años de trabajo, esfuerzo, sudor y lágrimas. En la mayoría de los casos el creador de una empresa ha sido antes un “currante” que ha acabado conociendo muy bien su oficio y ha decidido sacar provecho de ello. Un buen empresario no se pasa el día haraganeando y comiendo en buenos restaurantes. Un empresario diligente madruga cada día como todo el mundo, acude a su empresa a diario y está las 24 horas de los 7 días de la semana pendiente de su empresa. El empresario no tiene menos problemas que el trabajador: tiene que lidiar a diario con proveedores, clientes, juzgados, ayuntamientos, trabajadores, autoridades, etc, etc…Y si tiene que trabajar 15 o 16 horas al día las trabaja, a diferencia del trabajador que hace sus 8 horas y se va a casa a dormir tranquilo. La empresa crea puestos de trabajo y tiene un rol dentro de la sociedad según el el sector al que se dedique. Las empresas crean, y crear significa progreso. Sin las empresas todavía estaríamos en la Edad de Piedra y muchas de las comodidades de las que gozamos hoy en día no existirían. ¿Que el empresario no es un “mileurista” y no tiene problemas de hipoteca o de letras? Posiblemente. Pero ello no es motivo para demonizarlo a no ser que a uno le pique el gusanillo de la envidia. Hay empresas que tienen una política desastrosa y andan jodiendo a todo el mundo, pero creédme, no suelen durar mucho. No entiendo esta tirria hacia la emprea y el empresario. Quizá estáis deseando volver a tiempos del bolchevismo y de los soviets. Antes de machacar a alguien hay que saber de qué se está hablando.

  2. Siagrio dice:

    No estoy de acuerdo en nada,Roger.
    Los gobiernos están donde están porque les votan.Si son chusma es porque la mayoría de los votantes son de la misma ralea.

    La cuantía de las pensiones viene dada por lo que cotices durante tu vida laboral.Si te dan una miseria es porque aportaste una miseria.Asi que ajo y agua.

    De jubilarse a los setenta,nada de nada.Eso es muy fácil de sostener si tu trabajo es poco exigente físicamente.Para otros sería jodernos vivos,baldarnos del todo.Ya puestos,que nadie se jubile,porque a los setenta añazos,¿qué vida te queda?.

    Las pensiones las pagan los trabajadores en activo.Hasta que la población mengüe tendremos una pirámide demográfica en la que cuatro trabajarán para sostener a millones de ancianos.Perfecto.A tomar por saco la Seguridad Social y todo el tejido productivo,a tomar por saco la agricultura,los servicios,todo.La hecatombe.
    O eso o eutanasia a porrón,claro.

    La única solución,que es a su vez la raiz del problema,es potenciar la natalidad en base a restablecer la familia (la tradicional,la de papi,mami y su prole) como el puntal más excelso de la sociedad.

    ¿Crees que si cada española tuviese entre dos y tres hijos nuestros políticos traerían metecos?Ni se atreverían.O por lo menos,aunque osaran,España sería lo suficientemente fuerte cómo para echarlos cuando fuesen un problema.

    Bueno,finalizando.La demografía es un desastre.Las nuevas leyes (y las que vendrán) están hechas para seguir demoliendo a la familia tradicional y reprimiendo brutalmente al varón heterosexual.Por tanto,aqui no va a haber hombre que quiera ser padre,y el futuro es de los musulmanes,que tienen hijos a punta pala,y sus mujeres no les envian a la carcel o al arroyo por puro capricho o maldad.

    La Media Luna ondeará una vez más en Hispania.Lo bueno es que yo ya no lo veré.

    Por cierto,¿qué ha pasado con el blog “los invasores”?

    Salve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: